Fachada principal
Altar mayor
Capilla de San Damián
Nave principal
Colegio Mayor Universitario Cardenal Cisneros
Vidriera de la capilla del Colegio Mayor
Capilla de Sierra Nevada
Rosa del jardín

HORARIOS Y FECHAS

Celebraciones 2018

franciscodedo

Descárgate aquí a las celebraciones del año 2018

HORARIOS DE LAS EUCARISTÍAS

panpeces

Horario de verano (desde agosto se suspende la misa de 8 de la mañana de los días laborables):

Días laborables:

9 de la mañana
8 de la tarde

Vísperas de domingo y fiestas:

8 de la tarde

Domingos y festivos: 

9, 10 y 12 mañana
8 y 9 de la tarde 

EJERCICIOS ESPIRITUALES PARA LAICOS EN CHIPIONA

chipiona

 

Febrero 2019

Días: Del 27 febrero (miércoles tarde) - domingo 3 de marzo (después de la comida)

Lugar: Casa de Espiritualidad Santa María de Regla. Chipiona

Dirige los ejercicios: Severino Calderón Martínez, ofm

Coordinación: José Luis Gavarrón, ofm

Paseo Costa de Luz, 91
11550 Chipiona, Cádiz

-Tel.:956 370 989
-Fax: 956 374 621
-Móvil: 642 024 050
-Correo E: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.santamaríaderegla.com

CELEBRACIONES PENITENCIALES 2018

confesiones

CELEBRACIONES COMUNITARIAS DEL PERDÓN

26 Enero Semana de la Unidad
16 Febrero Viernes de Ceniza
28 Marzo MIERCOLES SANTO
4 Mayo Viernes Mariano
22 Junio Fin de Curso - S. Juan Bautista
05 Octubre Comienzo de Curso - San Francisco
23 Noviembre - Adviento 
21 Diciembre - Víspera de Navidad 

++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Además, confesión ordinaria antes de todas las misas de la tarde

 

Días de precepto

Los días de precepto son solemnidades de la Iglesia en que hay obligación de participar en la Santa Misa, si no hay una necesidad grave que lo impida.

Leer más...

ACOMPAÑAR A LOS JÓVENES EN VACACIONES

Solo escuchar la palabra vacaciones nos produce una alegría manifiesta en los ojos, en el rostro, en las sonrisas…, «es un tiempo de descansar de la actividad habitual, sea en el mundo profesional, educativo o en los comienzos de los primeros trabajos…». Todo tiempo laboral produce desgaste, por lo que es preciso un tiempo de descanso y ocio, cambio de actividad y de lugar –si se puede.

                Dejamos las responsabilidades cotidianas para disfrutar del ambiente y de los momentos de tiempo libre para estar con la familia, amistades o en solitario. El tema es que si todo esto se enriquece con actividades alternativas, el tiempo se convierte en algo denso porque se descansa de unas tareas y se cambia hacia otros mecanismos, en otros contextos, lugares, quehaceres… y muchos de esos proyectos se hacen al aire libre, en contacto con la naturaleza y ejercitando la ecología practica. Es la riqueza de los campamentos, actividades ecológicas y culturales, excursiones, talleres… servicios sociales, voluntariados, misiones ad gentes o inter gentes. Todo orientado a un crecimiento personal y comunitario, y con posibilidad de acompañar procesos de decrecimiento «para transformar la realidad personal, social y comunitaria… con el objetivo de avanzar hacia la mayoría de edad».

                Programar actividades de esta índole y comprometerse en el acompañamiento es el mejor modo de regalar a otros lo que nosotros hemos recibido, para mejorar a los demás y crecer por dentro en todas las dimensiones de la persona… a través del desarrollo de la inteligencia emocional, pastoral y evangelizadora, social y comunitaria... Se favorecen las relaciones interpersonales, la comunicación, se educa en valores y en virtudes, además de aportar momentos divertidos tan necesarios en un mundo demasiado ajetreado –lleno de estrés y de prisas–. Nos cuesta abrir los ojos a la realidad de cada día, porque no descansamos de noche o lo hacemos mal por estar desajustados o «empastillados» que hace que nos bajen las defensas.

                Mirad qué hermoso es acompañar a los jóvenes en estos largos meses «sin escuela» para educar de otra manera a la convivencia, a la comunión, a la comunicación, a la fraternidad y a la libertad. Qué gran aporte el poder venir y seguir estos procesos para serenarnos todos, dialogar y conversar sin prisas ni pausas, disfrutando de los pequeños quehaceres con la mejor disposición.

                Para nuestros jóvenes es vital que las vacaciones sean tiempo de crecimiento intelectual y moral en las familias, grupos, movimientos, asociaciones, asambleas… en comunidad para ayudarnos en la comunicación más profunda del yo con el tú, y abierto al otro y a los otros.

                A los adultos nos toca crear alternativas fiables para que los jóvenes no estén enredados o «wasapeados» y mirando la tele, que no sean internautas ni telespectadores, metidos en su mundo cerrado y egocéntrico… Nos toca a los educadores poner las vacaciones al servicio de los jóvenes, para que todos saquemos lo mejor de nosotros mismos y seamos instrumentos válidos de generosidad y solidaridad, librados también de las noticias que nos inundan todo el año en las redes y emisoras. Lo importante es que todos participemos y aportemos lo mejor de cada uno desarrollando todas las potencialidades físicas, psíquicas, espirituales… con el fin de que toquemos la realidad y confrontemos con otros el proceso que nos toca vivir.

                Acampar con jóvenes y hacer actividades alternativas a las que ofrece la sociedad de consumo, es presentar un horizonte esperanzador, acompañando procesos para dejarnos hacer por dentro, dejarnos hacer por el otro, por los otros y por el Gran Dador de todo bien recibido. Se trata de dejarnos transformar compartiendo con las familias, con los amigos, con los grupos, asociaciones... Este es el reto que estamos afrontando estos meses de verano; y ya vamos celebrando las bodas de plata de revitalización juvenil a través de la Asociación de San Francisco de Asís, dedicada al acompañamiento de los jóvenes, desde los valores y virtudes que hemos recibido de la minoridad franciscana.

Severino Calderón Martínez, ofm

Grupo de San Francisco de Granada

De campamentos, campos de trabajo y otros asuntos

Con las olas de calor ha llegado el verano de modo anticipado y con él los encuentros de campamentos, campos de trabajo, presencia misionera en mundo rural y en el tercer mundo… Este tiempo de verano ofrece muchas posibilidades  para aprender, compartir, y ver la vida con otros ojos. Los jóvenes aprenderán a ser más tolerantes, mas fraternos, a convivir con personas que no son de su entorno, harán nuevos amigos, nuevas sensibilidades, compartirán juegos y actividades y se tomaran sus vidas en las manos desde el silencio, vivirán nuevas y enriquecedoras experiencias de vida y misión. Otro de los objetivos de estas experiencias  es el contacto con la naturaleza, con la gente sencilla, la práctica del deporte y del juego, sin olvidar el trabajo manual que tanto educa.

Aprenderán a colaborar con los demás y se respetaran mejor, conociéndose mutuamente, trataran de  controlar comportamientos inadecuados y potenciaran aspectos que les ayudaran a la convivencia con los otros. Este tipo de encuentros exige la aceptación y el cumplimiento de ciertas normas de convivencia, de hábitos saludables, de higiene y alimentación, de orden y limpieza de lo que se habita y del entorno de la naturaleza con la que convivimos. Experiencias que serán muy útiles cuando vuelvan a la vida cotidiana.

Las experiencias con jóvenes en verano sea en campamentos, campos de trabajo… son un ámbito de la educación no formal o reglada, en la que se desarrollan las habilidades sociales y espirituales, la autonomía de los jóvenes y su capacidad de relacionarse y de abrirse a los demás. Ahora bien para que todo estos sea así es preciso desprenderse de “las nuevas adicciones” como el móvil, internet, música al oído, audio… lo que llamamos “las nuevas tecnologías”, que solo se utilizaran como recurso avalado por los monitores, animadores y agentes de pastoral. Se trata de vivir desde una experiencia personal y comunitaria alejada de la práctica común de nuestros jóvenes y que los padres deben facilitar para que disfruten de lo que viven y no estén siempre enganchados con el exterior y puedan vivir por dentro lo que acontece en vida de estos grupos, comunidades, lugares de encuentro. No es preciso informar a los padres de cada paso que den, y seguro que así estarán esperando la vuelta, con ganas de escuchar las historias vividas. En algún encuentro de esta índole se ha optado por  requisar  los móviles o al menos limitar las llamadas en algún  momento del día no pasando de cinco minutos por jornada. Ya sé que para algunos esta alternativa les parezca un tanto exagerada, pero es que si no “paramos”, para qué nos apuntamos a estas dinámicas de verano si no es para vivir experiencias nuevas  que normalmente no utilizamos durante el curso. Creo que es muy educativo y curativo utilizar todo y solo lo que se necesario para vivir de lo imprescindible y animar a realizar proyectos alternativos para la vida. A eso llamo yo salir de la rutina y vivir de lo preciso sin que nos falte lo necesario, dejando a un lado lo prescindible.

Los animadores deben de tener claro algunos elementos fundamentales en los que incidir: la vida comunitaria, el cuidado de la naturaleza por franciscanos y habitantes del planeta tierra,  el deporte y la actividad física, sin olvidar el realizar las pequeñas tareas domesticas que tanto ayudan a crecer: limpiar, pintar, cocinar, cultivar, adecentar… Todo esto se debe hacer como oportunidad de desarrollo personal y comunitario, y de donación y entrega en el servicio  que tenemos encomendado. Es imprescindible ejercitar la paciencia y la capacidad de escucha, al tiempo que  ayuda a apreciar la belleza de las pequeñas cosas. Todo esto sostenido por una experiencia mística de encuentro con Dios y con los hermanos, sabiéndonos transmisores de la Alegría del Evangelio.

                                               Severino Calderón Martínez, ofm


ribbon icon sq ESTAMOS PARA SERVIR

Los FRANCISCANOS estamos en Granada desde el tiempo de los Reyes Católicos. En 1835 tuvimos que abandonar Granada y volvimos en 1955. Estamos aqui para servir a todos nuestros hermanos.
Jesús nos mandó como servidores de nuestros hermanos. Desde la defensa de una sociedad más justa y pacífica. Una paz que debe nacer de una sociedad más justa y equitativa. 

¡JUSTICIA Y PAZ!

globe icon sq CUIDEMOS NUESTRO PLANETA

Juntos tenemos que proteger nuestro planeta. Patrimonio que tenemos la obligación de transmitir en herencia a las futuras generaciones. Hemos de cuidar nuestra Madre Tierra. Ella nos da la vida, su aire, su agua. Si la polucionamos con nuestros desechos, gases o plásticos estamos matando la vida en ella y en consecuencia nos estamos suicidando. La Naturaleza es donde Dios se nos manifiesta y se revela a la humanidad. Abramos nuestro corazón para captar su mensaje.

 ¡CUIDEMOS NUESTRO PLANETA!

vidrier

celebra

aves

iglesgr2

viacrucis

sandamian


Franciscanos en el mundo. Lucha contra la pobreza. Cuidado de la Creación. Justicia y Paz.


© 2016 Fraternidad Franciscana de Granada ® Joomla!