Fachada principal
Altar mayor
Capilla de San Damián
Nave principal
Colegio Mayor Universitario Cardenal Cisneros
Vidriera de la capilla del Colegio Mayor
Capilla de Sierra Nevada
Rosa del jardín

HORARIOS Y FECHAS

Celebraciones 2018

franciscodedo

Descárgate aquí a las celebraciones del año 2018

HORARIOS DE LAS EUCARISTÍAS

panpeces

Horario de verano (desde agosto se suspende la misa de 8 de la mañana de los días laborables):

Días laborables:

9 de la mañana
8 de la tarde

Vísperas de domingo y fiestas:

8 de la tarde

Domingos y festivos: 

9, 10 y 12 mañana
8 y 9 de la tarde 

EJERCICIOS ESPIRITUALES PARA LAICOS EN CHIPIONA

chipiona

 

Febrero 2019

Días: Del 27 febrero (miércoles tarde) - domingo 3 de marzo (después de la comida)

Lugar: Casa de Espiritualidad Santa María de Regla. Chipiona

Dirige los ejercicios: Severino Calderón Martínez, ofm

Coordinación: José Luis Gavarrón, ofm

Paseo Costa de Luz, 91
11550 Chipiona, Cádiz

-Tel.:956 370 989
-Fax: 956 374 621
-Móvil: 642 024 050
-Correo E: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.santamaríaderegla.com

CELEBRACIONES PENITENCIALES 2018

confesiones

CELEBRACIONES COMUNITARIAS DEL PERDÓN

26 Enero Semana de la Unidad
16 Febrero Viernes de Ceniza
28 Marzo MIERCOLES SANTO
4 Mayo Viernes Mariano
22 Junio Fin de Curso - S. Juan Bautista
05 Octubre Comienzo de Curso - San Francisco
23 Noviembre - Adviento 
21 Diciembre - Víspera de Navidad 

++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Además, confesión ordinaria antes de todas las misas de la tarde

 

Días de precepto

Los días de precepto son solemnidades de la Iglesia en que hay obligación de participar en la Santa Misa, si no hay una necesidad grave que lo impida.

Leer más...

ACOMPAÑAR A LOS JÓVENES EN VACACIONES

Solo escuchar la palabra vacaciones nos produce una alegría manifiesta en los ojos, en el rostro, en las sonrisas…, «es un tiempo de descansar de la actividad habitual, sea en el mundo profesional, educativo o en los comienzos de los primeros trabajos…». Todo tiempo laboral produce desgaste, por lo que es preciso un tiempo de descanso y ocio, cambio de actividad y de lugar –si se puede.

                Dejamos las responsabilidades cotidianas para disfrutar del ambiente y de los momentos de tiempo libre para estar con la familia, amistades o en solitario. El tema es que si todo esto se enriquece con actividades alternativas, el tiempo se convierte en algo denso porque se descansa de unas tareas y se cambia hacia otros mecanismos, en otros contextos, lugares, quehaceres… y muchos de esos proyectos se hacen al aire libre, en contacto con la naturaleza y ejercitando la ecología practica. Es la riqueza de los campamentos, actividades ecológicas y culturales, excursiones, talleres… servicios sociales, voluntariados, misiones ad gentes o inter gentes. Todo orientado a un crecimiento personal y comunitario, y con posibilidad de acompañar procesos de decrecimiento «para transformar la realidad personal, social y comunitaria… con el objetivo de avanzar hacia la mayoría de edad».

                Programar actividades de esta índole y comprometerse en el acompañamiento es el mejor modo de regalar a otros lo que nosotros hemos recibido, para mejorar a los demás y crecer por dentro en todas las dimensiones de la persona… a través del desarrollo de la inteligencia emocional, pastoral y evangelizadora, social y comunitaria... Se favorecen las relaciones interpersonales, la comunicación, se educa en valores y en virtudes, además de aportar momentos divertidos tan necesarios en un mundo demasiado ajetreado –lleno de estrés y de prisas–. Nos cuesta abrir los ojos a la realidad de cada día, porque no descansamos de noche o lo hacemos mal por estar desajustados o «empastillados» que hace que nos bajen las defensas.

                Mirad qué hermoso es acompañar a los jóvenes en estos largos meses «sin escuela» para educar de otra manera a la convivencia, a la comunión, a la comunicación, a la fraternidad y a la libertad. Qué gran aporte el poder venir y seguir estos procesos para serenarnos todos, dialogar y conversar sin prisas ni pausas, disfrutando de los pequeños quehaceres con la mejor disposición.

                Para nuestros jóvenes es vital que las vacaciones sean tiempo de crecimiento intelectual y moral en las familias, grupos, movimientos, asociaciones, asambleas… en comunidad para ayudarnos en la comunicación más profunda del yo con el tú, y abierto al otro y a los otros.

                A los adultos nos toca crear alternativas fiables para que los jóvenes no estén enredados o «wasapeados» y mirando la tele, que no sean internautas ni telespectadores, metidos en su mundo cerrado y egocéntrico… Nos toca a los educadores poner las vacaciones al servicio de los jóvenes, para que todos saquemos lo mejor de nosotros mismos y seamos instrumentos válidos de generosidad y solidaridad, librados también de las noticias que nos inundan todo el año en las redes y emisoras. Lo importante es que todos participemos y aportemos lo mejor de cada uno desarrollando todas las potencialidades físicas, psíquicas, espirituales… con el fin de que toquemos la realidad y confrontemos con otros el proceso que nos toca vivir.

                Acampar con jóvenes y hacer actividades alternativas a las que ofrece la sociedad de consumo, es presentar un horizonte esperanzador, acompañando procesos para dejarnos hacer por dentro, dejarnos hacer por el otro, por los otros y por el Gran Dador de todo bien recibido. Se trata de dejarnos transformar compartiendo con las familias, con los amigos, con los grupos, asociaciones... Este es el reto que estamos afrontando estos meses de verano; y ya vamos celebrando las bodas de plata de revitalización juvenil a través de la Asociación de San Francisco de Asís, dedicada al acompañamiento de los jóvenes, desde los valores y virtudes que hemos recibido de la minoridad franciscana.

Severino Calderón Martínez, ofm

Grupo de San Francisco de Granada

plantaenmanos

La promesa evangélica de comunicar la Buena Noticia, es una invitación a encontrar –dentro de uno mismo– la belleza del sentimiento humano y a asumir el proceso del propio crecimiento integral como persona.

Francisco de Asís llegó a ser una persona que había logrado superar en sí misma, con pasmosa naturalidad, todo dualismo y esquizofrenia existencial; convirtiéndose en paradigma de esa unidad y armonía vital que no admite separaciones ni distinciones entre ser profundamente humano y espiritual a la vez, que se unifican y armonizan a la perfección en el itinerario hacia el hermano y hacia Dios. Pero lo que Francisco de Asís llegó a ser con el tiempo, no fue así desde el principio.

Los inicios mismos de su conversión están entretejidos de toda clase de acontecimientos que lo hacen aparecer como un ansioso buscador de felicidad. Esta búsqueda –matizada de encantos y desencantos, de logros y fracasos, de momentos de exaltación y de frustración, de momentos gozosos y extravíos– estuvo íntimamente unida a la búsqueda –a veces angustiosa– no solo de su razón de ser, sino también de la razón de su ser. El momento esencial de inflexión, el punto de no-retorno y de definitivo despegue de su crecimiento, como persona y como cristiano, fue su encuentro cara a cara con Dios y en él se dio a través del hermano, en el hombre concreto y –más aún– en el hombre marginado.

El Evangelio es medianamente claro al expresar el «dogma» de la presencia de Dios en el hombre concreto: «Cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis [...] y lo que no hicisteis con ellos también conmigo dejasteis de hacerlo» (Mt 25,40-45).

Esa verdad aprendida y creída en su mente supone dar un paso a una verdad asumida y vivida en el corazón. Esto implica un proceso que tiene su momento culminante en la síntesis que Francisco hacía en su Testamento: «Me parecía muy amargo ver leprosos, pero el Señor mismo me condujo en medio de ellos, y practiqué con ellos la misericordia… y aquello que me parecía amargo, se me tornó en dulzura del alma y cuerpo».

A partir de ese momento su vida se transformó, se le iluminaron las tinieblas del corazón y creyó «con fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta». Dios estaba en toda persona; pero particularmente en el pobre, enfermo, desvalido, extraviado, excluido, marginado, leproso...

Lo que Francisco había aprendido en su primera juventud no le había satisfecho y, como todo ser humano, es un buscador nato de felicidad y plenitud. El Pobre de Asís era una persona despierta, sensible y vitalista; se puso a buscar el sentido gratificante y feliz de su ser y existir, que hasta entonces no había alcanzado.

Y se comportó como una persona profundamente desorientada:

  • Buscó la felicidad en el mundo del tener, del aparentar y del placer. A pesar de todo, cada día experimentaba más el sinsentido de su vida, triste y vacía.
  • Por afán de novedad y de aventura, hizo incluso la guerra.

Pero una enfermedad le empujó a entrar en sí mismo y a emprender una nueva búsqueda, para estar preparado a que la felicidad llamase a su puerta.

Como maestro de humanidad, el Padre y la Creación constituyeron para él una irrepetible escuela de humanidad. Las grandes lecciones recibidas se expresan en la inserción, compromiso, periferias, márgenes y servicialidad cordial, a ejemplo del que supo estar en medio de los suyos «como el que sirve», desviviéndose por los demás voluntariamente y sin reservas.

Adorando en profundidad al AMOR, fue desarrollando una personalidad que se distinguió especialmente por la calidez y la calidad de sus sentimientos de acogida: comprensión y compasión incondicional, afecto y cariño personalizado, ternura y delicadeza a flor de piel en las relaciones con todos y predilección manifiesta por aquellos en quienes apercibía una mayor necesidad de sentirse queridos, apreciados, tenidos en cuenta,… volcándose en actitud servicial pronta y exquisita.

El sentimiento de propiedad y señorío que caracteriza a la vida fundada sobre el ego; implica desde el desapropio hacer propios los sentimientos de mutua servicialidad que distingue la vida enraizada en el Amor, que tiene como centro un nosotros del que es verdadero artífice y constructor el Espíritu.

 


ribbon icon sq ESTAMOS PARA SERVIR

Los FRANCISCANOS estamos en Granada desde el tiempo de los Reyes Católicos. En 1835 tuvimos que abandonar Granada y volvimos en 1955. Estamos aqui para servir a todos nuestros hermanos.
Jesús nos mandó como servidores de nuestros hermanos. Desde la defensa de una sociedad más justa y pacífica. Una paz que debe nacer de una sociedad más justa y equitativa. 

¡JUSTICIA Y PAZ!

globe icon sq CUIDEMOS NUESTRO PLANETA

Juntos tenemos que proteger nuestro planeta. Patrimonio que tenemos la obligación de transmitir en herencia a las futuras generaciones. Hemos de cuidar nuestra Madre Tierra. Ella nos da la vida, su aire, su agua. Si la polucionamos con nuestros desechos, gases o plásticos estamos matando la vida en ella y en consecuencia nos estamos suicidando. La Naturaleza es donde Dios se nos manifiesta y se revela a la humanidad. Abramos nuestro corazón para captar su mensaje.

 ¡CUIDEMOS NUESTRO PLANETA!

vidrier

celebra

aves

iglesgr2

viacrucis

sandamian


Franciscanos en el mundo. Lucha contra la pobreza. Cuidado de la Creación. Justicia y Paz.


© 2016 Fraternidad Franciscana de Granada ® Joomla!